01/09/2014

El pasado lunes a las 19:11 recibimos un correo del concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Albacete convocándonos a una reunión al día siguiente a las 18:30. Con menos de 24 horas se nos convocó un martes de agosto por la tarde. No sin dificultades para organizarnos, dadas las fechas y la premura, al final pudimos asistir Felipe José Castillo (Vicepresidente) y Alberto Nájera (Secretario).

Exposición del Ayuntamiento resumiendo mucho:

Tras disculparse por la premura y la urgencia, se nos informó de que el programa Urbanitas con el que se costeará la pasarela ciclista para la conexión del carril bici urbano con el carril bici de Valdeganga, contaba con más de 8 millones de euros, de los cuales aproximadamente 4 millones se destinarían a acciones urbanísticas. De esos 4 millones, más de un 25%, esto es los 1,2 millones de euros, se destinarán a la pasarela ciclista. Este plan viene desarrollándose desde 2009. Pero ¿cuál es el objetivo declarado de las acciones financiadas al 80% por Europa? En este caso,integración social de los barrios de la Estrella y la Milagrosa.

A continuación se nos expuso la problemática técnica de la solución al problema de conexión de carriles bici. Al parecer el problema es que el Ministerio de Fomento “no deja que se toque ni una raya de las vías cercanas a la autovía, vías de acceso e incorporación” y que por esta razón, la única solución posible es la pasarela propuesta.

El concejal argumentó que él no iba a paralizar nada que supusiera la pérdida de ese dinero de Europa (hay que recordar que el Ayuntamiento costeará el 20%) y que las prisas se debían a que en diciembre de 2015, la obra debería estar justificada.

Primera intervención de CURBA

Nos quejamos por la urgencia, premura y medio de convocatoria de una reunión sobre un tema que lleva caliente más de un mes y que, tal y como se nos expuso, se lleva desarrollando desde 2009. No entendemos a qué vienen ahora tantas prisas.

Planteamos serias dudas sobre la acción “integradora social” de una pasarela y esa justificación social por parte del Ayuntamiento. Solicitamos datos objetivos que avalen afirmaciones como que “integrará al barrio en la ciudad”, que “los usuarios podrán ver mejor los barrios en cuestión” o que “se usará más que la actual conexión”. Se nos indica que son opiniones subjetivas y alertamos de lo peligroso e inapropiado de justificar una obra de 1,2 millones de euros con esas opiniones personales.

Sobre la solución planteada comentamos que en países europeos, en situaciones aún más complejas de conexión de diferentes infraestructuras (incluyendo canales de barcos, trenes, peatones, coches, etc.) resuelven estos problemas con soluciones ingeniosas y mucho menos aparatosas y costosas. Recordamos que ingeniería viene de ingenio y que la opción propuesta no tiene nada de ingeniosa.

Asimismo recordamos que el término utilizado para referirse a Portugal, Irlanda, Grecia y España en Europa es el de “PIGS”, cerdos (tomando las iniciales de cada país en inglés) y que se justifica con acciones como la planteada aquí: destinar dinero de integración social a una pasarela de dudoso diseño y dudosa problemática técnica, justificando el gasto en que si no se hace, se pierde el dinero. Indicamos que lo ético es destinar ese dinero a verdaderas acciones que favorezcan la integración social de los barrios afectados y que si no se puede hacer, que lo ético es devolver ese dinero a Europa.

Se nos indica que ellos creen que sí cabe el proyecto dentro de los objetivos del plan Urbanitas (una vez más de forma subjetiva sin aportar ningún dato objetivo y así lo indican explícitamente) y que no van a perder ese dinero de ninguna manera.

Segunda intervención de CURBA

Tras varias intervenciones cuestionando un poco lo planteado por nosotros, destacamos que al parecer el problema se basa en dos puntos sin resolver:

– Si la pasarela se realiza para resolver un problema de integración social, se debería contar al menos con la opinión y/o la petición de los vecinos de los barrios afectados.

– Si la problemática técnica se debe a una negativa del Ministerio de Fomento, que se haga público el documento en el que el ministerio se niega a cualquier intervención en la zona cercana a la autovía.

Resueltos estos dos puntos, CURBA no tendría ningún argumento para negarse a la construcción de la pasarela propuesta. Sobre el primero se nos indica que no se puede preguntar a la ciudadanía de esos barrios sino que habría que preguntar a toda la población de Albacete. En cualquier caso, nuestra no se ha preguntado a nadie. Sobre el segundo, se nos dice que el proyecto se fue elaborando para satisfacer las pegas que ponían desde Fomento, pero que no tenían nada explícito. Nuestra impresión es que en ningún caso se ha preguntado a Fomento “qué nos dejáis hacer” o “qué permite Fomento para resolver este problema”.

En conclusión, la reunión informativa era eso, informativa. La obra se hará sí o sí.

¿Crees que CURBA debería estudiar posibles acciones legales contra este proyecto o lo dejamos pasar?