LAS BICIS Y LAS ACERAS

Carta de un “ciclector” de periódico

 

Con relación a la información aparecida en La Tribuna de Albacete el pasado 16 de agosto sobre las sanciones a ciclistas, desde la Asociación de Ciclistas Urbanos de Albacete CURBA queremos mostrar nuestro desacuerdo con la redacción del texto. No está escrito como una noticia en la que se exponen simplemente unos hechos objetivos, sino que estos hechos son adornados con opiniones subjetivas, de tal manera que cuando se lee parece que la mayoría de las personas que utilizamos la bicicleta como medio de transporte somos unos gamberros que vamos por ahí de cualquier manera.

Desde CURBA siempre hemos incidido en la necesidad de que las bicicletas cumplan las normas del código de circulación, haciendo hincapié en el hecho de no circular por las aceras para no restarle espacio al peatón. El primer objetivo de la Asociación CURBA, tal y como puede verse en nuestra web, es “Extender el transporte respetuoso y sostenible”. En este sentido, entendemos que caminar es la manera más respetuosa y sostenible que existe para desplazarse de un punto a otro de una ciudad. Por esta razón, comprendemos y apoyamos que se sancione a aquellos ciclistas que circulan por las aceras y que ponen en riesgo a los peatones. Ahora bien, puestos a opinar, se podría haber reflexionado sobre las razones por las que algunas personas circulan en bici por las aceras. Muchas de las personas que quieren utilizar este medio para desplazarse por nuestra ciudad tienen miedo de hacerlo por la calzada porque las llamadas Rutas Ciclistas no son siempre lo seguras que deberían. En cuanto a la red de carril bici, deja mucho que desear porque es una red discontinua, hay muchas zonas inconexas y gran parte del trazado se encuentra sobre las aceras en lugar de estar sobre la calzada, lo que inevitablemente genera conflictos con las personas que van andando.

Los que nos movemos en bici por la ciudad somos conscientes de ello porque no somos solo ciclistas; a veces caminamos y, cuando tenemos necesidad, cogemos el coche. Pero cuando dejamos el coche aparcado y nos movemos en bici contribuimos a que Albacete sea un lugar más seguro, menos contaminado, y con más espacio para el que tiene necesidad o aún se empeña en coger el coche. Mientras nos desplazamos en bici no emitimos CO2, por lo que ayudamos a reducir el impacto del aumento de las temperaturas. En el ámbito de la movilidad urbana, los ciclistas urbanos no somos los malos de la película.

Gabriel

ALBACETE, CIUDAD DE FUTURO

Albacete, ciudad de futuro, está consiguiendo eso, convertir la ciudad en un ejemplo adelantado del destino que nos espera si mantenemos el control en manos oportunistas. Con criterios que favorecen la voracidad económica por encima del fluir sostenible, decreciente en vicios y netamente humano.

Cuando el cambio climático nos recuerda con sus 40 gradazos en junio, lo bien que lo estamos haciendo para mandar la confortable Albacete al carajo, PP y C’s, es decir, los socios que gobiernan el ayuntamiento, se empeñan en permitir desde sus climatizadas torres la fiesta del todo vale si la pasta fluye.

Un ejemplo: ¿por qué asistimos a la Gran Migración todos los veranos de miles de almas a parcelas y pueblos? ¿Será porque la sabana/ciudad se vuelve asfixiante? ¿Y qué se hace desde las alturas para intentar mitigar el incendio estacional?… ¡Favorecer la salida construyendo carreteras más anchas! (de traca)

Seamos algo más imaginativos. Podríamos restringir el uso de vehículos a motor por dentro de la ciudad para que su contaminación no empeore el ambiente; crear pequeños pulmones verdes distribuidos en lo que ahora se llaman parques, en mi pueblo eras, para refrescar y renovar el aire de la zona; animar a los directivos empresariales a modificar horarios para que miles de trabajadores no se vean obligados a desplazarse a las horas de más calor; controlar el despilfarro de energía de comercios con aires acondicionados encendidos y puertas abiertas de par en par; incentivar las rehabilitación de cientos de inmuebles de calidades chabolistas para mejorar su aislamiento o demandar estándares de construcción evolucionados como el passivhaus.

Pero como tenemos un ayuntamiento saturado de serie, pues repartamos abanicos con el logo de la Feria y a poner velas a la patrona para que traiga las lluvias.

Desde lo local son pocas las cosas que se pueden hacer, pero es que ni tan siquiera eso hemos hecho. La anhelada peatonalización del centro se convierte en un cambio de acerado, iluminación y mobiliario. Se permite la construcción de una vía de alta capacidad circulatoria sin alternativa de paso segura para quien elige utilizar el transporte sostenible. Lejos de apostar decididamente por los desplazamientos a pie o en bicicleta mejorando itinerarios peatonales o revisando el carril bici, el alcalde de turno inaugura con regocijo ferias de compraventa de coches. El autobús urbano sigue sin ser competitivo frente al coche, relegado a la población “no productiva”. El parque móvil municipal hace muchos lustros que dejó de ser sostenible… (infinito)

Sres. y Sras. del PP y C’s, ¿qué están haciendo para luchar contra el cambio climático?, que, aunque se hable de él por la tele con la jeta del Trump detrás, parte del mismo es Marca Albacete.

Sres. y Sras. del PP y C’s, yo les señalo por atender antes a sus intereses como políticos que a sus responsabilidades como gobernantes. Y aunque la historia nunca vendrá a pedirles cuentas, si formarán parte de lo que fue el problema: la inacción, el servilismo y la vacuidad. Habiendo tenido en sus manos la llave del cambio, optan por perfeccionar su retórica a la espera de los próximos comicios.

Les quedan dos años de mandato, tiempo suficiente para demostrar que los ciudadanos no nos equivocamos a la hora de elegir a nuestros líderes frente a los “marrones” que nos ha tocado vivir. ¡Ánimo!

Felipe Castillo
Presidente de CURBA

CURBA Y LOS PROBLEMAS DE PARTICIPACIÓN EN EL PLAN DE TRANSFORMACIÓN DEL CENTRO URBANO DE ALBACETE

CURBA, sí, con “B”, son las siglas de la asociación Ciclistas Urbanos de Albacete, que como su nombre indica defiende, difunde y anima a todos aquellos que se sumen a la experiencia silenciosa de desplazarse en bici por la ciudad. Desde luego ir subido en una bicicleta no te da conocimientos de urbanismo, pero si alguien no lo ha hecho, y se sube a una a recorrer la ciudad, verá que la percibe de otra manera. Por decirlo coloquialmente, es algo que engancha y alecciona.

cascais-participación2

Fuente: www.accioncomparte.red

Nos encontramos en un momento muy interesante en Albacete, donde se vuelve hablar de Movilidad Urbana con la perspectiva de hacer algo. En concreto se habla de aumentar los espacios peatonales del centro de la ciudad, bueno, algo es algo.

Pero el planteamiento que hace el equipo de Gobierno Municipal del Plan de Trasformación del Centro Urbano, basado en el europeo PMUS (Plan Movilidad Urbana Sostenible), se parece muy poco a las pautas que emanan de dicho Plan. En primer lugar, no aborda de manera global el problema, es decir no sabemos qué Albacete quieren. En segundo lugar, el desarrollo del Plan lo hacen unilateralmente con puntuales consultas de temas secundarios a las asociaciones y como consecuencia se dejan en el tintero uno de los ejes fundamentales de PMUS: la PARTICIPACIÓN.

Un plan estratégico basado en las prácticas de la planificación existente y que tiene en cuenta los principios de integración, participación y evaluación, para satisfacer la movilidad de las personas hoy y mañana para una mayor calidad de vida en las ciudades y alrededores

La estrategia participativa tiene que involucrar a los ciudadanos, asociaciones cívicas, comerciantes, distribuidores, arquitectos, aparejadores, artistas, discapacitados, políticos… (quedarán muchas otras agrupaciones por nombrar) y otros líderes de opinión.

Involucrar, según el diccionario es hacer participar a las personas en un asunto, y el que nos ocupa es el de la Movilidad Urbana de Albacete. Esto lo decimos porque nuestra propia experiencia de participación en nada se parece al concepto de involucrarse. ¿Nos reciben el Ayuntamiento? sí, nos reciben. Y siempre con buenas palabras y mucha educación, lo que es de agradecer, por cierto. Pero nos ofrecen un trato un tanto paternalista: ¡Mira, qué bien!, estos chicos nos pueden decir dónde ponemos los aparcabicis que nos sobran y no sabemos qué hacer con ellos…” ¿Pero han considerado alguna vez en el potencial que tienen los ciudadanos que han repensado tantas veces la movilidad, que discuten de movilidad y que estarían encantados de participar, de involucrarse en un equipo para aportar soluciones y puntos de vista sobre qué Albacete queremos? Y es que esto no nos lo han propuesto nunca. Nunca nos han invitado a un debate de ideas, siempre nos llevan a discutir detalles técnicos de lo que previamente planificaron.

Recientemente asistimos a un taller sobre Movilidad Urbana… del centro de Albacete. El taller no puede decirse que estuviera mal planteado si no fuera porque estaba encuadrado exclusivamente en la fase 1 y 2 del Plan de Transformación del casco central de la ciudad, es decir, otro ejemplo más donde no podíamos salirnos del guion.

Nosotros apostamos por replantearnos, entre todos los grupos y personas que estamos interesados en la transformación de nuestra ciudad, el problema de la participación. Por ello presentamos al ayuntamiento la demanda de un proceso participativo ciudadano que marque las directrices del PMUS. Estamos a tiempo, lo podemos hacer y el resultado será más satisfactorio. No se trata ni siquiera de ideología. Se trata de voluntad y confiar en el potencial de tanta gente que debemos implicar en este proyecto tan ilusionante como interesante: el de hacer de nuestra ciudad un espacio más amable para las personas.