CURBA Y LOS PROBLEMAS DE PARTICIPACIÓN EN EL PLAN DE TRANSFORMACIÓN DEL CENTRO URBANO DE ALBACETE

CURBA, sí, con “B”, son las siglas de la asociación Ciclistas Urbanos de Albacete, que como su nombre indica defiende, difunde y anima a todos aquellos que se sumen a la experiencia silenciosa de desplazarse en bici por la ciudad. Desde luego ir subido en una bicicleta no te da conocimientos de urbanismo, pero si alguien no lo ha hecho, y se sube a una a recorrer la ciudad, verá que la percibe de otra manera. Por decirlo coloquialmente, es algo que engancha y alecciona.

cascais-participación2

Fuente: www.accioncomparte.red

Nos encontramos en un momento muy interesante en Albacete, donde se vuelve hablar de Movilidad Urbana con la perspectiva de hacer algo. En concreto se habla de aumentar los espacios peatonales del centro de la ciudad, bueno, algo es algo.

Pero el planteamiento que hace el equipo de Gobierno Municipal del Plan de Trasformación del Centro Urbano, basado en el europeo PMUS (Plan Movilidad Urbana Sostenible), se parece muy poco a las pautas que emanan de dicho Plan. En primer lugar, no aborda de manera global el problema, es decir no sabemos qué Albacete quieren. En segundo lugar, el desarrollo del Plan lo hacen unilateralmente con puntuales consultas de temas secundarios a las asociaciones y como consecuencia se dejan en el tintero uno de los ejes fundamentales de PMUS: la PARTICIPACIÓN.

Un plan estratégico basado en las prácticas de la planificación existente y que tiene en cuenta los principios de integración, participación y evaluación, para satisfacer la movilidad de las personas hoy y mañana para una mayor calidad de vida en las ciudades y alrededores

La estrategia participativa tiene que involucrar a los ciudadanos, asociaciones cívicas, comerciantes, distribuidores, arquitectos, aparejadores, artistas, discapacitados, políticos… (quedarán muchas otras agrupaciones por nombrar) y otros líderes de opinión.

Involucrar, según el diccionario es hacer participar a las personas en un asunto, y el que nos ocupa es el de la Movilidad Urbana de Albacete. Esto lo decimos porque nuestra propia experiencia de participación en nada se parece al concepto de involucrarse. ¿Nos reciben el Ayuntamiento? sí, nos reciben. Y siempre con buenas palabras y mucha educación, lo que es de agradecer, por cierto. Pero nos ofrecen un trato un tanto paternalista: ¡Mira, qué bien!, estos chicos nos pueden decir dónde ponemos los aparcabicis que nos sobran y no sabemos qué hacer con ellos…” ¿Pero han considerado alguna vez en el potencial que tienen los ciudadanos que han repensado tantas veces la movilidad, que discuten de movilidad y que estarían encantados de participar, de involucrarse en un equipo para aportar soluciones y puntos de vista sobre qué Albacete queremos? Y es que esto no nos lo han propuesto nunca. Nunca nos han invitado a un debate de ideas, siempre nos llevan a discutir detalles técnicos de lo que previamente planificaron.

Recientemente asistimos a un taller sobre Movilidad Urbana… del centro de Albacete. El taller no puede decirse que estuviera mal planteado si no fuera porque estaba encuadrado exclusivamente en la fase 1 y 2 del Plan de Transformación del casco central de la ciudad, es decir, otro ejemplo más donde no podíamos salirnos del guion.

Nosotros apostamos por replantearnos, entre todos los grupos y personas que estamos interesados en la transformación de nuestra ciudad, el problema de la participación. Por ello presentamos al ayuntamiento la demanda de un proceso participativo ciudadano que marque las directrices del PMUS. Estamos a tiempo, lo podemos hacer y el resultado será más satisfactorio. No se trata ni siquiera de ideología. Se trata de voluntad y confiar en el potencial de tanta gente que debemos implicar en este proyecto tan ilusionante como interesante: el de hacer de nuestra ciudad un espacio más amable para las personas.